Crea un hermoso jardín con bulbos de verano.

Si te gusta cortar tus propias flores, y de paso poder hacer un ramo muy personal, una buena opción sería el crear un jardín de flor de corte con bulbos que florecen durante el verano. Lo que puedes hacer en un huerto en un jardín urbano, en una casa de campo e, incluso, en un balcón, terraza o patio. No importa el espacio del que dispongamos, porque los bulbos de flor pueden crecer en muy diferentes lugares, tan solo necesitamos que haya sitio para plantar, ya sea un trozo de terreno o unas macetas, y suficiente sol para que los bulbos puedan florecer adecuadamente. Si hay algo que sabemos es que es muy satisfactorio preparar tus propios arreglos, por muy modestos que sean.

Porque bulbos de verano?

La razón por las que recomendamos elegir bulbos de flor de verano para un jardín de corte es que no necesitan un año para alcanzar la madurez y florecen rápida y abundantemente en su primer verano. Para los más impacientes esto es una gran ventaja, sin duda. De este modo, con una buena mezcla de bulbos de verano podemos recoger flores desde junio hasta finales de octubre, y de paso sorprenderemos a quien nos venga seguido a nuestro hogar, donde se encontrara con una vista muy diferente de la última vez que allá ido.

Por otro lado, no tenemos que olvidar que los bulbos de verano nos ofrecen flores con las formas, tamaños y colores más variados y vistosos que, además de disfrutarlos en el jardín, lo que nos dará un mejor juego para nuestros arreglos florales caseros.

Tipos diferentes de bulbos

En realidad, la mayoría de los bulbos de verano son aptos para un jardín de flor de corte. Todo es cuestión de gustos. A mi parecer, siempre es un buen criterio el dejarnos guiar por nuestros colores favoritos a la hora de crear combinaciones en los colores de los bulbos a lección. Esos colores nos llevarán al tipo más idóneo. 

Indudablemente, una de las flores de corte más utilizada en los jardines es la de las dalias (Dahlia). Son increíbles. Es realmente un mundo aparte, donde puedes perderte intentando elegir la más adecuada o la que más encaja con tus gustos. No olvidemos que en la actualidad existen 30 especies diferentes y unos 20.000 cultivares reconocidos en el Registro Internacional de las Dalias. Además, otra de las grandes ventajas de las dalias es que nos garantizan flores hasta la llegada de las primeras heladas.

Los gladiolos (Gladiolus) son otra opción perfecta si queremos crear nuestro propio jardín de flor cortada. Que dan mucho juego para diferentes arreglos y composiciones florales.

Por supuesto, las azucenas (Lilium) nos ofrecen un abanico de posibilidades muy extenso. Bien merecen un apartado especial, como las dalias. Las diferentes especies y los numerosos cultivares que han pasado los controles que garantizan su buen comportamiento en el jardín y rendimiento como flor de corte, nos ofrecen un abanico de posibilidades muy amplio. 

Las crocosmias (Crocosmia), su ligereza y movimiento las hacen ideales para arreglos delicados y con aire natural, por lo que deberíamos tener en cuenta también esta opción, si queremos decantarnos por ese estilo de composiciones. Pero, como comentabamos antes, el abanico de posibilidades es muy amplio.

Momento y sitio de plantación

Si estamos decididos a crear nuestro propio jardín de flor de corte, no debemos olvidar que los bulbos de verano hay que plantarlos en primavera, cuando ya no existe la posibilidad de que haya heladas, que suele ser desde mediados de marzo hasta mayo, dependiendo de cómo se presente el calendario climatológico cada año, esto es muy importante ya que el astronómico nos puede despistar.

Los bulbos crecen mejor al sol, así que es importante colocarlos en un sitio donde puedan disfrutar al máximo de él. Hay que tener en cuenta también la altura de la planta. Los bulbos de verano de tallo largo quedan mejor en la parte de atrás y los de tallo más corto en la parte de adelante.

Como siempre, cuando plantamos bulbos, es necesario trabajar el suelo con un rastrillo hasta que quede aireado y eliminar las malas hierbas y a no olvidar las piedrecitas.  

Los bulbos se plantan a una profundidad igual a dos veces la altura del bulbo, las únicas excepciones serían los tubérculos de dalia. Estos se suelen plantar justo debajo de la superficie, ya  que les es necesario el calor de la luz del sol para crecer.  

Como decíamos al inicio, los bulbos de verano, además de crecer en el suelo, también crecen bien en macetas y tiestos situados en la terraza, balcón o patio, del mismo modo que sucede con los bulbos de flor de primavera cuando se cultivan en maceta. Para ello, debemos tener en cuenta que es necesario plantarlos en una maceta o contenedor grande con agujeros en la base y suficiente sustrato donde crecer.

Una vez plantados los bulbos de verano, ya solo queda regarlos ligeramente para ayudarlos a crecer y durante la floración no olvidemos si la tierra se seca. Otro dato es que en los días de más calor, es recomendable regar los bulbos de verano por la tarde.

Hay que elegir rápido que el tiempo de plantar bulbos de verano ya ha comenzado y tenemos que ponernos manos a la obra, si no lo hemos hecho ya. Cuanto antes los plantemos, antes podremos disfrutar de nuestras propias flores en el jarrón o en el jardín y no lo olvides si no tienes tiempo para cuidar tu jardín, porque es algo que puede pasar, confía en TotVerd, que lo cuidaremos como si fuera nuestro.

Si necesitas ayuda en tu Jardín en Mallorca y Santanyi, llamanos al 609 86 58 23.